La Increíble Energía de la Visión y Esperanza de la persona Más Rica de la Historia ~ Dinero online

jueves, 9 de marzo de 2017

La Increíble Energía de la Visión y Esperanza de la persona Más Rica de la Historia



Los conceptos de visión y de esperanza de Salomón son radicalmente diferentes de los conceptos que tenemos de estas palabras en nuestros tiempos.
Cuando escuchamos la palabra «visión», nos imaginamos algo abstracto, algo parecido a una experiencia mística o a un sueño. Cuando escuchamos la palabra «esperanza», pensamos de inmediato en un deseo o un anhelo. Los conceptos que tenemos actualmente de estas dos palabras se quedan cortos si los comparamos con los conceptos que tenía Salomón de ellas.

La visión no es algo abstracto o intangible, ni la esperanza es un mero deseo o anhelo. Para Salomón, la visión y la esperanza son muy tangibles y muy precisas. Es del todo crucial comprender lo que Salomón quería decir cuando utilizaba estas dos palabras si queremos hacer algo extraordinario en la vida. Para la mayoría de las personas, la palabra «visión» tiene poca más relevancia en su vida cotidiana que lo que tendría una pintura de arte moderno a la hora de elegir las autopistas que vamos a seguir cuando nos vayamos de vacaciones. Según la definición de Salomón, la mayoría de las personas no tiene ninguna visión en absoluto de lo que quiere hacer en la vida, o bien tiene una visión vaga y abstracta (como tener éxito, hacer dinero, etc.). Para Salomón, una visión no era en modo alguno algo abstracto. Para él, obtener una visión verdadera era algo así como utilizar un mapa de ruta. Significa tener una imagen perfectamente clara de nuestro destino último y un mapa de ruta detallado para llegar allí.

"UNA VISIÓN es un objetivo preciso y claramente definido, con un plan detallado y programado en el tiempo para alcanzar dicho objetivo"


Abstracto
Foto: TOMÁŠ HLAD / Isorepublic.com

¿Hasta qué punto es importante que tengas unas «visiones» bien definidas en su vida personal y profesional? Salomón afirma que es tan importante que, sin ellas, nuestro ser más profundo se extraviará. La alegría de vivir se verá reemplazada por la mera supervivencia o el simple «ir apañándoselas». Irás desde la alegría hasta la subsistencia, más tarde a la depresión y, en última instancia, a la desesperación. Y no es éste el tipo de vida al que aspire nadie. Todos queremos una vida llena de felicidad y de una extraordinaria realización, tanto en casa como en el trabajo. Pero, como dice Salomón, «Cuando no hay visiones, la gente perece».

Este Proverbio se aplica a cada uno de los aspectos de nuestra vida. La gente suele comenzar un trabajo o una carrera con una idea general o una visión de lo que espera alcanzar. Cada vez que alguien me habla de lo desdichado que es en el trabajo o en su matrimonio, todo lo que tengo que hacer es pedirle que me diga cuál es su visión acerca del trabajo o del matrimonio, y el problema que se halla en la raíz aparece de inmediato. Inevitablemente, la persona en cuestión demuestra no disponer de visión alguna. Lo bueno es que obteniendo una visión clara y precisa, nuestros sueños y nuestro ser más profundo recobran nueva vida.


Artículos que pueden interesarte

- El poder de la Diligencia de Salomón
- La historia de Graham Bell
- Ganar o Ganar
- Cómo atraer Riqueza

0 comentarios:

Publicar un comentario