Cómo el mundo te controla, DESPIERTA! ~ Dinero online

lunes, 27 de marzo de 2017

Cómo el mundo te controla, DESPIERTA!



¿Alguna vez te has parado a pensar por qué haces las cosas que haces, o si la vida que estás viviendo realmente es la que quieres?

Quiero contarte una historia que te hará replantearte muchas cosas en tu vida.


Ver también: Cómo mejorar la autoestima


La fábula de los monos

Un científico puso 5 monos en una jaula. En lo alto de la jaula habían unas bananas con muy buena pinta, que tan sólo se podían alcanzar subiendo la escalera que había sido colocada para ello por el científico.

Uno de los monos no tardó en subir la escalera para tratar de alcanzar ese suculento manjar.
Justo cuando estaba a punto de agarrar una banana, un chorro de agua helada le alcanzó de lleno.
El resto de los monos, que se habían quedado mirándolo, recibieron el mismo castigo cuando intentaron subir.

El sistema de aspersores colocado por el científico se activaría de forma automática cada vez que un mono subiera la escalera para alcanzar las bananas. Pasadas unas horas, otro mono trató de alcanzar las bananas, también con idéntico resultado. Los 5 monos sufrieron las consecuencias, y como castigo, recibieron los chorros de agua helada. Esto mismo ocurrió durante unos días.

Poco después, cada vez que un mono se disponía a subir la escalera para coger una banana, los demás monos se lo impedían a base de empujones y golpes.
A sabiendas del castigo que les esperaba si intentaban coger las bananas, ninguno de los 5 monos se atrevía a subir las escaleras.

Un buen día, el científico introdujo una variante en el experimento. Sacó a uno de los monos y colocó uno nuevo en su lugar, que no sabía nada del asunto de las bananas y los chorros de agua.
Ese mismo mono, tras ver las bananas sobre su cabeza, se dispuso a subir por la escalera! pero claro, como no podía ser de una manera, una lluvia de golpes de los otros monos se lo impidió.

Pocos días después sustituyeron a otro mono, y pasó lo mismo. Trató de coger una banana y los otros monos se lo impidieron a golpes.

Así fueron sustituyéndose a todos los monos, y entre ellos, impedían a golpes que ninguno de los recién llegados subiera a por las bananas.

En apenas unas pocas semanas, en la jaula ya no quedaba ninguno de los monos veteranos, es decir, aquellos monos que estaban desde el principio. A pesar de que ninguno de los monos que ahora estaban en la jaula había recibido nunca un chorro de agua helada como represalia por intentar coger las bananas, ninguno de ellos lo intentaba.
Uno de los monos, miró a otro y le dijo:

- Oye, ¿tú sabes por qué no podemos comernos las bananas?

El otro mono, encogiéndose de hombros le contestó:

- Ni idea, sólo sé que siempre se ha hecho así y que no debemos intentarlo.

Cómo nos controlan


Al igual que sucede en la fábula de los monos, muchos de nosotros nos encontramos encerrados en una jaula invisible, insatisfechos por cómo estamos viviendo nuestras vidas pero sin hacer nada al respecto, porque se supone que la vida es esto y que así se deben hacer las cosas.

¿Estás encerrado en una jaula transparente y diseñada por otros en la que te dicen qué debes hacer y qué no debes hacer con tu vida?
¿O bien estás siguiendo un camino diseñado por ti y para ti?

Piensa sino cual es tu camino. Cual es la vida que quieres vivir y ten el coraje de seguirlo, de vivir la vida a tu manera sin importar lo que digan otros, sin importar que es lo "normal" o lo que otros dicen que más te conviene.

Tu vida es tuya y de nadie más, sólo tú debes decidir qué hacer con esta.

Espero que te haya gustado esta fábula. Si es así, agradecería mucho que compartieras este artículo por tus redes sociales para así llegar a más personas.
También puedes seguirme por Facebook para estar al día de todas las nuevas publicaciones: Dinero online


Bonus extra: Cómo empezar bien tu día (Suscríbete a mi canal!)




Suscríbete a mi canal de YouTube para ver más vídeos de Educación Financiera, motivación, consejos y mentalidad millonaria! Puedes hacerlo pulsando sobre las letras azules del párrafo anterior.


0 comentarios:

Publicar un comentario