Cómo reaccionar ante la crítica ~ Dinero online

miércoles, 15 de marzo de 2017

Cómo reaccionar ante la crítica



A la gran mayoría de las personas no les gusta ser criticados o no aguantan una crítica destructiva, las ven como a un monstruo y deben huir de ellas. Incluso algunas críticas les duelen tanto que los dejan marcados durante años.

La gente hace todo lo posible por evitarlas y, cuando ya no las puede evitar, se defiende de ellas, huye de ellas o ataca al que le ha criticado.
Las críticas pueden llegarte de tus amigos, de tu familia, de tu jefe, de tu pareja, de tus hijos... todo el mundo critica alguna vez en su vida, y tú vas a ser el punto de mira de muchas de ellas, así que que mejor que aprender a reaccionar ante las críticas, ¿no?

Normalmente una persona ante la crítica reacciona ignorándolas, huyendo de ellas, negándolas, defendiéndose de ellas, discutiendo, justificándose y, con demasiada frecuencia, culpando a otra persona o atacando a quien le critica.


En este artículo aprenderás a...

  • Cómo reaccionar ante la crítica
  • Cómo reaccionar ante una crítica destructiva
  • Las consecuencias de reaccionar negativamente a la crítica
  • Las consecuencias de reaccionar correctamente a la crítica
  • La forma correcta de responder a la crítica
  • Cómo hacer una crítica



Cómo reaccionar a una crítica destructiva

En vez de reaccionar ante las críticas como si de un monstruo se tratara, deberíamos responder a ellas como responderíamos a un amor oculto. En vez de discutir con el que te critica mejor pregunta por qué, y quizá realmente esté en lo cierto y puedas corregirte.
Las críticas en muchas ocasiones pueden ser de mucho beneficio si sabemos utilizarlas y aprender de ellas, ya sean críticas destructivas o constructivas.



¿Cómo reaccionas ante la crítica?

Si eres como la mayoría de las personas, seguramente reaccionarás a las críticas de una forma más o menos equivocada.
¿Te defiendes de inmediato ante las críticas?
¿Pasas a la ofensiva y atacas a quien te critica?
¿Le echas las culpas de los errores a cualquier otro?
¿Te niegas a aceptarlas, bien sea poniendo excusas, huyendo de ellas, apartándote física o emocionalmente de la persona que te critica?

Si alguna de estas reacciones describe tu forma habitual de reaccionar ante las críticas, no te sientas mal. Son reacciones naturales. Pero estas reacciones naturales constituyen la forma errónea de abordar las críticas. Y darle la espalda a esto puede tener graves consecuencias.





Las consecuencias de reaccionar negativamente a la crítica



Desgracia, insatisfacción o algo peor. La persona que no acepta las críticas constructivas se está perjudicando enormemente a sí misma. Por el contrario, si escuchas y respondes correctamente a una crítica constructiva, adquirirás sensatez y entendimiento.

Cuando uno rechaza un consejo o una crítica, toma su propio camino, pero ese camino le desviará.


Problemas irresolubles. La persona que acepta las correcciones o las críticas constructivas permanecerá en el camino de la realización y tendrá una vida productiva; por el contrario, la persona que se niega a las críticas se desviará.

Coge cualquier reloj y mira el pequeño ángulo que forman dos minutos; por ejemplo, entre las 12:00 y las 12:01. Ese minúsculo ángulo tiene sólo tres grados. Y, sin embargo, si un transbordador espacial se lanzara en dirección a la luna y hubiera un error de sólo tres grados (una fracción de una pulgada), pasaría a más de 20.000 kilómetros de la luna. Cuando reaccionamos a las críticas de forma equivocada, nos salimos del camino de la realización.
Aunque en principio puede tratarse de una minúscula desviación, las consecuencias pueden ser devastadoras a lo largo de toda una vida o de la carrera profesional.

Pobreza y vergüenza. Si esas críticas o consejos resultan ciertos y te has equivocado realmente en tu decisión, te sentirás avergonzado ante esas mismas personas que te criticaron y aconsejaron.



Imagina que estás enfermo y que el médico te prescribe un medicamento nuevo para tu enfermedad. Imagina que te dice que quiere verte de nuevo en la consulta dentro de tres días. Si, cuando vuelvas, le ves preocupado y te dice que tu organismo está «reaccionando» a la medicación, lo más probable es que te pongas nervioso.
Por otra parte, si sonríe y te dice que tu organismo está «respondiendo» de maravilla a la medicina, te sentirás aliviado.
Ésta es una sencilla ilustración de la diferencia entre reaccionar y responder. Reaccionar frente a las críticas puede traer consecuencias negativas que pueden alterar tu vida. Pero responder correctamente puede proporcionarte inmensos beneficios.



Las consecuencias de reaccionar correctamente a la crítica

1. Una vida más productiva y satisfactoria.
2. Sensatez y sabiduría.
3. Una mayor satisfacción.
4. Honor.
5. Agudeza.



La forma correcta de responder a la crítica

Sólo hay una forma correcta de responder a las críticas. Lo bueno es que, si respondes a éstas del modo adecuado, pierden todo su poder para hacer daño.

Para que una crítica pase de ser un temible enemigo a ser un valioso aliado, primero deberemos tomar en consideración la fuente. Segundo, determinar si la crítica es o no acertada. Por último, cambiar nuestro comportamiento o nuestras acciones en respuesta a aquella crítica que se haya estimado como acertada.


Cómo hacer una crítica

La mayoría de las críticas que hacemos son innecesarias. Algunas pueden ser sumamente dolorosas y pueden generar problemas más graves que los que se pretenden resolver.
Todos tenemos la capacidad de herir o de partirle el alma a una persona con nuestras críticas, y podemos cambiar literalmente el curso de su vida.

Las críticas constructivas son muy importantes y necesarias en la vida. Aun cuando se hagan con moderación, convendría hacerlas cada vez que sea verdaderamente necesario. Pero hay centenares de formas de criticar mal a alguien, y sólo una de criticarlo bien. En primer lugar, no conviene que hagamos críticas cuando estamos enfadados. El único propósito válido de criticar a alguien es el de favorecer un cambio positivo. De modo que, si estás enfadado, tómate un respiro y espera hasta que te hayas calmado. Luego, determina qué es lo que quieres decir y la mejor manera de decirlo.

Para criticar de forma correcta deberás utilizar el método "sandwich". Las dos rebanadas de pan son los elogios, y el relleno es la crítica, así que para hacer una crítica constructiva primero pronuncia los elogios, luego introduce la crítica y finalmente vuelve a repetir el primer paso.

El único objetivo de la crítica es ayudar a la otra persona. Pero a veces es mejor que no hagamos críticas a aquellas personas que no van a hacer otra cosa que ignorar, rechazar o reaccionar en contra de la crítica. Es mejor dejar que estas personas sufran los reproches directos de la vida.



Artículos que pueden interesarte


0 comentarios:

Publicar un comentario