Cómo ser positivo ~ Dinero online

viernes, 31 de marzo de 2017

Cómo ser positivo



Si eres una persona negativa, te centras demasiado en las cosas malas que te pasan y en sus consecuencias negativas, magnificas problemas dándole más importancia de la que realmente tienen, o siempre te pones en el peor de los casos... Tranquilo, el pensamiento negativo y el pesimismo es algo normal, y en algunos casos incluso viene bien para anticipar amenazas o consecuencias negativas y así tomar mejores decisiones, o bien para transformar la ansiedad y la preocupación en acción para cambiar las cosas a mejor.


Ahora bien, un exceso de negatividad es claramente contraproducente para nosotros, ya que si somos muy negativos nuestra salud empeora, baja nuestro rendimiento en el trabajo, nuestras relaciones personales se resienten ya que nadie quiere estar al lado de gente negativa. En definitiva, somos menos felices.



Es por esto que debemos buscar un cierto equilibrio entre positividad y negatividad, pues los extremos son malos. Ni muy optimista y positivo, ni muy pesimista y negativo.

Estudios han demostrado que nuestro cerebro tiende a la negatividad, es decir, las personas tenemos una disposición natural hacia la negatividad porque nuestro cerebro se centra y da más importancia a lo negativo que nos pasa o nos podría pasar que a lo positivo.
En otras palabras, lo negativo tiene un mayor impacto en nosotros que lo positivo, por eso siempre nos acordamos de lo negativo, de lo malo que nos ha pasado y no de lo bueno, aunque lo negativo sea en realidad insignificante en comparación con lo positivo.

Debido a esta tendencia en nuestro cerebro a la negatividad, debemos poner siempre de nuestra parte para reducir nuestra negatividad y a su vez, tratar de ser más positivos teniendo más experiencias positivas y reforzando su efecto en nosotros cuando éstas se produzcan.

Cómo ser positivo

Cómo ser más positivo

A continuación encontrarás 8 prácticas que funcionan para ser una persona más positiva.

Ver también: Cómo ser feliz




1. No te quejes ni te lamentes

Para ser personas más positivas tenemos que huir de la negatividad, o al menos no potenciarla de forma innecesaria.
Cuando nos pasa algo malo, se forman en nosotros pensamientos negativos en forma de quejas, lamentaciones o remordimientos. Y en otras ocasiones, exteriorizamos esas quejas con palabras aunque no haya nadie cerca que nos oiga.
Esta queja o lamento que hacemos en voz alta, hace que se refuerce la negatividad en nosotros, que dure más tiempo nuestro malestar y que se grabe más fuerte en nuestra memoria el recuerdo de nuestra experiencia negativa que hemos tenido.
Es decir, cada vez que nos quejamos o nos lamentamos de algo, estamos potenciando el efecto negativo en nosotros de eso malo que nos ha pasado. Por eso, cuanto menos nos quejemos y nos lamentemos, mejor.


1.2. Procura no quejarte en voz alta

1.3. Intenta controlar tus pensamientos negativos para que no se produzcan uno detrás de otro.


En ambos casos deberás tomar consciencia de cuando te estás quejando o lamentando.
Recuerda que no es bueno para ti seguir haciéndolo, ya que al hacerlo estás alimentando tu negatividad de forma innecesaria.
Pon fin a tu queja cuanto antes y pasa página, o distrae tu atención con otra cosa que te ponga en un estado mental positivo.

Primero céntrate en trabajar la primera fase, es decir, las quejas en voz alta, y luego cuando ya tengas esto más controlado céntrate en trabajar la segunda fase, es decir, controlar los pensamientos negativos.

Esto no es algo fácil de hacer, pero con práctica podemos llegar a reducir mucho las quejas y lamentaciones que hacemos, y con ello nuestra negatividad.

Aclaración: Quejarse o lamentarse no es lo mismo que reclamar o denunciar algo.


2. Aléjate de la gente negativa

Estar al lado de una persona negativa nos pone en estado de negatividad, porque su estado de ánimo nos contagia. Es como si nos drenaran el ánimo y nos arrastraran al fango con ellos.
En cuanto nos alejamos un tiempo de estas personas nos sentimos liberados, como si nos hubieran quitado un enorme peso de encima que no nos dejaba dar lo mejor de nosotros mismos.
Si estas personas no están dispuestas a cambiar, lo mejor será que te alejes de ellas.

Por el contrario, si eres tú la persona negativa, ya es hora de cambiar! Pues igual que tú te alejarías de una persona negativa, los demás se van a alejar de ti.


3. Neutraliza los detonantes de negatividad

Existen ciertas cosas que cuando las hacemos o entramos en contacto con ellas, entramos en un estado de negatividad.
Descubre cuales son las tuyas y eliminalas de tu vida.
Ejemplo: Si hay un juego que siempre que juegas te cabrea, sería buena idea dejar de jugarlo.
Si leer las noticias te lleva siempre a un estado de negatividad, plantéate dejar de verlas e informarte utilizando otro medio en el que puedas ser más selectivo con la información que consumes, como puedes hacer por ejemplo si utilizas Google news.
Política, fútbol, deportes, el televisor... son cosas que pueden llevarte a la negatividad.


4. Rodéate de personas positivas

Antes hemos dicho que debemos alejarnos de la gente negativa, porque nos contagian su negatividad.
Por esa misma razón hemos de intentar rodearnos de gente positiva que desprendan sentimientos de esperanza, de coraje, de superación, de amor y de buen humor.
Personas con las que te sientes bien y que te animan a mejorar.
Hoy en día conocer gente nueva es bastante fácil teniendo las Redes Sociales.
Incluso puedes leer blogs y ver vídeos de YouTube sobre personas que te motiven y transmitan buenos sentimientos aunque no las conozcas.




5. Potencia los detonantes de positividad

Al igual que debemos neutralizar los detonantes de negatividad, deberemos potenciar los detonantes de positividad, es decir, todo aquello que te haga sentir bien y pensar más positivo.
Ejemplos: Un buen libro, una película, un vídeo de YouTube, una imagen, un recuerdo, una frase, una canción, hacer ejercicio, meditar, dar un paseo, etc.
Cualquier cosa que cuando la hagas te sientas más positivo.


O si prefieres verlo en vídeo porque ya estás leyendo demasiado o te apetece ponerme cara... recuerda Suscribirte! pero aún no te vayas, que queda mucho artículo debajo del vídeo.




6. Celebra lo bueno

Al final de cada día, piensa sobre aquellas cosas buenas que te han pasado en este día y aquellas cosas por las que sientes gratitud. No hace falta que sean grandes cosas, simplemente cosas o situaciones que te han gustado o que te han hecho sentir bien.


¿Cómo lo celebramos?


Revive la experiencia durante 10 o 20 segundos y disfrútala en tu pensamiento.



7. Haz algo bueno por otro


Una forma rápida de sentirnos positivos es haciendo algo bueno o positivo por otra persona, ya sea ayudarle en algo que necesita, invitarle a algo, hacerle sonreír, etc.

Estos pequeños actos de generosidad no solo harán sentir bien a la otra persona mejorando nuestra relación con esta, sino también a nosotros mismos.
Los actos positivos generan positividad tanto para el que lo recibe como para el que los hace.


8. Centra tu atención en lo positivo


A todos nos pasan cosas malas, cosas que nos gustaría que hubieran ido mejor, pero es ley de vida el equivocarse y sufrir desgracias, pero no hay necesidad de que hagamos los problemas más grandes de lo que en realidad son.

Lo cierto es que los problemas son tan grandes o pequeños como nosotros mismos los hagamos con los pensamientos que tenemos sobre estos.
Hay personas que por problemas insignificantes parece como si se les acabara el mundo, y otros que aunque tengan problemas graves de verdad, siguen adelante como si nada serio les pasara.
Todo está en nuestra mente.


Si sigues estos 8 consejos te aseguro que te convertirás en una persona mucho más positiva de lo que eres!

Si te ha gustado el post agradecería mucho que lo compartieras por tus redes sociales para que los demás también puedan beneficiarse de estos consejos y sean más positivos y dejaras un comentario!
También puedes seguirme en Facebook para no perderte ni una sola publicación!: Dinero online


0 comentarios:

Publicar un comentario