La Falta de Comunicación en los Negocios y en la Vida ~ Dinero online

viernes, 10 de marzo de 2017

La Falta de Comunicación en los Negocios y en la Vida



Tanto en el trabajo como en casa, la mayoría de las ideas se ignoran o se rechazan no porque se trate de malas ideas, sino porque se comunican de un modo ineficaz o poco persuasivo.
Según un estudio de empresarios y de directores generales de grandes empresas, la comunicación ineficaz es el problema número uno en los negocios; y según el doctor Gary Smalley, la falta de comunicación también es el problema número uno en las relaciones.


Comunicación
Foto: Tom Eversley / Isorepublic.com


La comunicación


En la medida en que domines las habilidades de comunicación, podrás alcanzar niveles de éxito en tu trabajo que excederán con mucho el potencial de aquellos que carecen de tales habilidades. Y en casa, el impacto de aquel que se convierte en un comunicador eficaz es aún mayor. En la mayoría de las familias, la comunicación puede ser tan destructiva como beneficiosa es en potencia. Hombres y mujeres se sienten culpables de decir algo equivocado en el momento equivocado; o, igual de desagradable, por no decir nada en absoluto.

Lo cierto es que la mayoría de las mujeres tienen dominancia cerebral derecha (el lado emocional del cerebro), mientras que la mayoría de los hombres tienen dominancia cerebral izquierda (el lado realista y analítico del cerebro); y esto genera una barrera en la comunicación que puede ser ciertamente problemática. Según los expertos en comunicación, mientras que la mayoría de las mujeres pronuncia un promedio de entre 25.000 y 50.000 palabras al día, la mayoría de los hombres sólo pronuncia entre 12.000 y 25.000 palabras al día. Y esta dinámica genera más problemas de conexión. Una de las mayores necesidades de una mujer, según el doctor Smalley, es la de «sentirse conectada». Sin una comunicación eficaz a dos bandas, la conexión que la pareja siente en los comienzos de su relación comienza a disiparse. Y no pasará mucho tiempo sin que ambos se sientan totalmente desconectados.

La comunicación puede extinguir la ira o puede alimentarla.
Una respuesta suave calma el furor, una palabra hiriente aumenta la ira.




La comunicación en una discusión


Cada vez que nos enfadamos o que alguien se enfada con nosotros, tenemos una elección que hacer: ¿Nos acaloraremos y alimentaremos el fuego, o nos enfriaremos y extinguiremos las llamas? Nuestra inclinación natural es la de seguir la ley del mínimo esfuerzo, el sendero de la menor resistencia. Si soy yo la persona enfadada, mi inclinación natural será la de dejar que mi ira se descontrole. Si es otra persona la que se enfada con uno, nuestra inclinación natural será la de pagarle con la misma moneda. Si la otra persona está haciendo comentarios hirientes, intentaremos herirla también a ella. Si nos levanta la voz o nos grita, elevaremos también nuestro tono de voz. Desgraciadamente el responder a la ira con más ira no hace otra cosa que aumentar e intensificar el daño. Pero no tenemos por qué seguir nuestra inclinación natural. Podemos echarle agua helada a nuestra ira o a la ira de otra persona inyectando simplemente palabras amables, un tono de voz suave y un modo y un planteamiento afectuoso.


Artículos que pueden interesarte

- Cómo superar el estrés
- Cómo superar una quiebra
- Cómo hacer un seguimiento de tu negocio
- Cómo utilizar la Ley de Atracción


0 comentarios:

Publicar un comentario